Connect with us

[ LOCAL ]

El tlacuache, el marsupial prehispánico

Enfrentó al inframundo para traer el fuego a la humanidad

Redaccion

Published

on

Redacción y National Geographic

Córdoba, Ver. – Había una antigua leyenda prehispánica que contaba la historia de los animales de la Tierra, quienes se reunieron para discutir la difícil situación en la que vivían los seres humanos.

 Todos eran conscientes de las penurias que hombres y mujeres atravesaban debido a la falta de un elemento esencial: el fuego. Ante esta situación, el tlacuache se comprometió a traer el fuego del inframundo.

Inicialmente, los demás animales dudaban de la capacidad del pequeño marsupial para lograr su objetivo. Sin embargo, el tlacuache afirmó que lo conseguiría, pero necesitaba que los demás se encargaran de mantener el fuego encendido una vez que lo trajera.

A pesar de la incredulidad, el venado sugirió el desafío.

Así, el valiente tlacuache se adentró en el inframundo, enfrentándose a feroces depredadores que lo custodiaban. Al principio, tuvo que acostumbrarse a la vida en ese lugar y ganar confianza. Después de varios días, decidió que era el momento de tomar lo que buscaba.

El tlacuache sujetó el preciado elemento con su cola, pero sufrió quemaduras que la dejó sin pelo. Su siguiente recurso fue tragarse una brasa, y así lo hizo, huyendo rápidamente de los jaguares que lo perseguían. A pesar del inmenso dolor, el tlacuache encontró escapar y llevó el fuego a los seres humanos.

El tlacuache, también conocido como “zorro del monte” o “zarigüeya”, es un marsupial mexicano cuyo nombre en náhuatl significa “el pequeño que come fuego”.

En México, existen diversas especies de la familia Didelphidae, entre las que se encuentran el Didelphis virginiana (en el sur) y el Didelphis marsupialis (en el norte).

Este marsupial tiene una constitución física robusta, con un rostro largo y cónico, y orejas sin pelo. Use su cola para colgarse de los árboles. El tamaño y peso del tlacuache varía según la especie.

Por ejemplo, la Marmosa mexicana tiene un promedio de 15 centímetros, mientras que el Didelphis marsupialis puede alcanzar los 45 centímetros y pesar de 1 a 3 kilogramos en su etapa adulta.

El tlacuache habita en climas templados a tropicales, por lo que es común encontrarlo en varias regiones de México. Es un animal nocturno que construye madrigueras y puede recorrer hasta 2 kilómetros en busca de alimento durante sus jornadas de vigilia.

En cuanto a su alimentación, el tlacuache es un organismo omnívoro que se alimenta principalmente de semillas, plantas, frutas, insectos y carne de aves y reptiles pequeños, rica en fósforo. Sus principales depredadores incluyen perros, felinos, aves de rapiña y los seres humanos.

Las camadas de tlacuaches pueden constar de hasta 13 crías. Su periodo de gestación es corto, de 12 a 13 días.

Tratándose de un marsupial, el tlacuache termina de incubarse en el marsupio (una bolsa externa de piel y pelo suave en el vientre de la madre), debido a que cuando es dado a luz aún necesita desarrollarse. A lo largo de dos meses, yace ahí, después se cuelga del lomo de la madre. La época de reproducción es en primavera y verano (entre los meses de febrero y mayo).

Tlacuache: más allá de la leyenda

Entre los mecanismos de defensa del tlacuache se halla la tanatosis, un comportamiento por el cual presenta características de muerte. Durante ese momento, el marsupial expele un olor desagradable que ayuda a confundir a los depredadores sobre su estado.

Estos animales no pueden albergar o transmitir la rabia, gracias al bajo ritmo de su sistema nervioso. Además, son resistentes a algunos venenos, como los de las serpientes de cascabel y coralillo.

Debido a las múltiples actividades agrícolas del ser humano, el tlacuache se ha tenido que desplazar más allá de su hábitat.

 La situación actual hace que este animal haya aprendido a vivir en espacios urbanos.

Continuar leyendo
Haga clic para comentar

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[ LOCAL ]

Miércoles de ceniza

¿Cuál es su significado?

Redaccion

Published

on

Córdoba, Ver. – El uso litúrgico de las cenizas en el Miércoles de Ceniza tiene sus raíces en la tradición cristiana, aunque no se encuentra directamente en el Antiguo Testamento.

Sin embargo, las cenizas como símbolo de luto, mortalidad y penitencia han sido utilizadas a lo largo de la historia de la Iglesia como una forma de recordar la fragilidad de la vida humana y la necesidad de arrepentimiento y conversión.

En cuanto al origen de las cenizas utilizadas en la ceremonia del Miércoles de Ceniza, estas provienen de la quema de las palmas bendecidas durante el Domingo de Ramos del año anterior.

 Las palmas son recogidas y guardadas durante todo el año para ser quemadas y convertidas en cenizas para la celebración del inicio de la Cuaresma.

Las cenizas resultantes de la quema de las palmas se mezclan generalmente con agua bendita o aceite de crisma para formar una pasta que se aplica en la frente de los fieles en forma de cruz.

Sin embargo, en algunas partes del mundo, las cenizas pueden ser utilizadas en forma seca y rociadas sobre la cabeza de los fieles.

Además de la imposición de cenizas, el Miércoles de Ceniza es un día de reflexión y penitencia, donde los fieles son invitados a meditar sobre su propia mortalidad y a arrepentirse de sus pecados.

 Las frases “Polvo eres y en polvo te convertirás” y “Conviértete y cree en el evangelio” son comúnmente pronunciadas por el sacerdote durante la imposición de las cenizas como recordatorio de la importancia de la penitencia y la conversión en la vida cristiana.

Además, la Iglesia Católica establece la obligación de la abstinencia de comer carne todos los viernes de Cuaresma para los fieles mayores de 14 años, como parte de la práctica de la penitencia y la preparación para la celebración de la Pascua.

Continuar leyendo

[ LOCAL ]

Clama ayuda damnificada de surada

Su vivienda se destechó el pasado sábado

Redaccion

Published

on

Córdoba, Ver – Después de cuatro días desde que la intensa surada azotara Córdoba, las consecuencias se hacen evidentes, con daños considerables.

 Una mujer y madre de familia se encuentra entre los afectados, solicitando desesperadamente el respaldo de las autoridades tras perder su patrimonio.

En un llamado urgente, pide ayuda para reconstruir su hogar de lámina, situado en la Manzana 43, Lote 1, al final de la calle principal, en la colonia Margarita Morán.

Consciente de la difícil situación, la mujer también apela a la solidaridad de la ciudadanía, solicitando cualquier ayuda posible, como láminas, para restaurar el techo de su casa.

 Cualquier colaboración será enormemente valorada en este momento de necesidad.

Continuar leyendo

[ LOCAL ]

Miriam, ¡tres años sin justicia!

Su homicida sigue prófugo

Redaccion

Published

on

Miguel Ángel Contreras Mauss

Córdoba, Ver. – El dolor y la impotencia persisten en Córdoba, ya que el 23 de enero marcó el triste tercer aniversario del brutal asesinato de Miriam Guadalupe Feria Gaspar.

 A pesar del tiempo transcurrido, la justicia parece esquivar a la familia de la joven, ya que el presunto asesino, su pareja Julio César Hernández López, y su cómplice, su tía Laura Yaret Juárez Muñoz, continúan prófugos de la ley.

Miriam fue víctima de una violencia despiadada en el interior de su hogar, ubicado en la Unidad Los Lienzos II.

Golpeada hasta quedar al borde de la muerte en el baño de su casa, fue trasladada en una ambulancia hacia el hospital, donde finalmente sucumbió a las graves heridas infligidas por quien se suponía debía brindarle amor y protección.

El presunto agresor, Julio César Hernández López, huyó del lugar apoyado por su tía, Laura Yaret Juárez Muñoz, utilizando un taxi como medio de escape.

A pesar de los esfuerzos de las autoridades de la Fiscalía por dar con ellos, ambos permanecen en libertad, evadiendo la justicia y prolongando el sufrimiento de los seres queridos de Miriam.

Amigos y familiares de la joven madre, movilizados por el dolor y la búsqueda de justicia, han expresado su indignación a través de las redes sociales, exigiendo a las autoridades una respuesta más rápida y eficiente en el caso.

Las investigaciones, según testimonios de allegados, han avanzado a paso lento, generando frustración y desesperanza en quienes anhelan respuestas y castigo para los responsables.

Miriam dejó tras de sí un hijo, quien ahora enfrenta la vida sin la guía y el amor de su madre.

 La pérdida de Miriam no solo ha dejado un vacío insuperable en la vida de su familia, sino que también ha arrebatado a la sociedad la posibilidad de ver cumplir el sueño de una joven mujer que aspiraba a ser enfermera.

La tristeza y la ausencia de justicia persisten en esta dolorosa realidad que aún aguarda por respuestas y cierre.

Continuar leyendo

Tendencia

Email0
Facebook0
Facebook
Twitter
error: Content is protected !!